Actualidad Conoce el día a día de Campus Elea Formación E-learning

Concienciación VS Formación

23 julio 2019

Cuando nos planteamos aprender o formarnos en cualquier materia, sabemos que esa formación no va a ser flor de un día. “Saber de algo” de cualquier materia o cuestión necesita y requiere un tiempo, una dedicación y ganas. Formarse normalmente, es un proceso a medio o largo plazo (salvo cuestiones muy sencillas o muy  programadas).

Preparar intelectual, moral o profesionalmente a una persona o a un grupo de personas tal y como dice el diccionario de la R.A.E.,  no parece que sea, por tanto, algo sencillo.

Ahora bien, si ampliamos nuestras miras e incluso esa definición que la academia de la lengua,  podemos pensar que la formación también supone concienciación.

Hacer que alguien sea consciente de algo no es un proceso tan largo en el tiempo, que requiera una dedicación y en cierto modo, se requiere algo de ganas y sobre todo compromiso.

¿Que queremos decir con este planteamiento, que queremos compartir con vosotros? Pues ni más ni menos la  idea de que las formaciones también actúan como procesos de concienciación en las empresas y entidades que forman a sus empleados. Por un lado, el empleador entiende que sus trabajadores deben conocer o mejorar sus conocimientos (ya está concienciando en esa necesidad) y por otro lado, los alumnos, en este caso, entienden esa formación como una necesidad de mejora, como un mayor conocimiento y por qué no, como un proceso de concienciación en alguna materia. Veamos un ejemplo de este segundo caso.

Cuando una empresa o entidad tiene que aplicar algún tipo de normativa muchas veces queremos que nuestros empleados se formen pero es complicado que una norma se entendida y se pueda aplicar en un breve espacio de tiempo y sobre todo, que se aplique. Corresponderá más bien aplicarla a la empresa o entidad y aquí el alumn@/emplead@ lo que debe de hacer de la mano de su empresa, es concienciarse con esa normativa y su aplicación.

El ejemplo más claro lo tenemos en las formaciones sobre protección de datos.

Alguien que haga una formación de 60 ó 20 horas difícilmente podrá aplicar esas normativas pero sí conseguirá concienciarse de la importancia de tratar y usar los datos personales conforme a las exigencia que impone la legislación en esta materia. Sabremos que los titulares de los datos (clientes, pacientes, alumnos…) tienen una serie de derechos y entenderemos que esos datos son de ellos, ahora bien, es difícil que sepamos los plazos y exigencias que tienen esos derechos (acceso, supresión, oposición….).

Por tanto, la formación y la concienciación van de la mano en este tipo de formaciones a empresas y entidades. Quizás no siempre se forme pero seguro que tendremos un mayor grado de concienciación, ya seamos empleadores o trabajadores.

Categorizado en: , ,

Los comentarios están cerrados.